Los Tres Fundamentos y Sus Pruebas

LOS TRES FUNDAMENTOS Y SUS PRUEBAS



Por el Imam Renovador Muhammad ibn Abdul Wahhab 1165-1206H.
Que Alláh le tenga en Su Gloria

Traducción: A. Maher Safi A. Laraki

¡En el nombre de Alláh, el Compasivo, el Misericordioso!

Has de saber, que Alláh tenga misericordia de ti, que es una obligación nuestra aprender cuatro cuestiones:

La Ciencia. Esta consiste en el conocimiento de Alláh, de Su Profeta y del Islam, con las correspondientes pruebas.

La práctica de esta ciencia.

Invitar a la gente a conocerla.

Paciencia y perseverancia en el infortunio que nos acontezca al llevar a cabo lo anterior.

La prueba de esto es el dicho de Alláh, exaltado sea:

¡En el nombre de Alláh, el Compasivo, el Misericordioso!
¡Por la tarde! En verdad, el hombre camina hacia su perdición,
Excepto quienes crean, obren bien, se recomienden mutuamente
la verdad y se recomienden mutuamente la paciencia.
(El Qur'an 103:1-3)

Dijo Ashshafi'i, que Alláh se apiade de él: "Si la única prueba evidente revelada por Alláh ante su creación hubiese sido tan solo esta sura, ciertamente, hubiese bastado."

Dijo Al-Bujari, que Alláh se apiade de él (tomo 1 pág. 45): "Capítulo: El conocimiento es anterior a la palabra y la acción. Su prueba es el dicho de Alláh: "Sabe, pues, que no hay más dios que Alláh y pide perdón por tu pecado," (47:19) Empezó con el conocimiento antes que con la palabra y la acción."

Has de saber, que Alláh se apiade de ti, que es obligatorio para todo musulmán y musulmana aprender las siguientes tres cuestiones y practicarlas.

1. Que Alláh nos ha creado, que El provee para nosotros y que no nos ha abandonado, sino que nos ha enviado un Mensajero. El que a este Mensajero obedezca irá al Paraíso y el que le desobedezca irá al Infierno. La prueba es el dicho de Alláh: "Os hemos mandado un Enviado, testigo contra vosotros, como antes habíamos mandado un enviado a Faraón. Faraón desobedeció al enviado y le sorprendimos duramente." (73:15-16).

2. Que Alláh no acepta que se asocie a Su adoración a nadie, ni ángel ni enviado. La prueba es el dicho de Alláh: "Y: 'Los lugares de culto son de Alláh. ¡No invoquéis a nadie junto con Alláh!'" (72:18)

3. A aquel que obedece al Enviado y declara la unicidad de Alláh no le es permitida la amistad de quien se opone a Alláh y su Enviado, y eso aún en el caso de que sea el más cercano de sus allegados. La prueba es el dicho de Alláh: "No encontrarás a gente que crea en Alláh y en el último Día y que tenga cariño a quienes se oponen a Alláh y a Su Enviado, aunque éstos sean sus padres, sus hijos varones, sus hermanos o los miembros de su misma tribu. He inscrito la fe en sus corazones, les ha fortalecido con un espíritu de Él y les introducirá en jardines por cuyos bajos fluyen arroyos, en los que estarán eternamente. Alláh está satisfecho de ellos y ellos lo están de Él. Ésos constituyen el partido de Alláh. Y ¿no son los partidarios de Alláh los que prosperan?" (58:22)

Has de saber, que Alláh te guíe hacia Su obediencia, que la hanifiya, o religión de Abraham, consiste en adorar únicamente a Alláh con sinceridad plena. Esto es lo que Alláh ordenó a toda la gente y es el propósito para el que fueron creados, ya que El dijo: "No he creado a los genios y a los hombres sino para que Me sirvan." (51:56)

El significado de me adoren es el de declarar Su unicidad. Lo más grandioso que Alláh ha declarado es Su unicidad absoluta, lo cual consiste en adorar únicamente a Alláh. Lo más grave que Alláh ha prohibido es la asociación, la cual consiste en asociar otro a El. La prueba es el dicho de Alláh: "¡Servid a Alláh y no Le asociéis nada!" (4:36)

Si se te pregunta: ¿Cuáles son los tres fundamentos que el ser humano ha de conocer? Di: El siervo ha de conocer a su Señor, Su religión y Su Profeta, Muhammad, que Alláh le bendiga y le dé paz.

Si se te pregunta: ¿Quién es tu Señor? Di: Mi Señor es Alláh, el que me sostiene a mí y al mundo entero, por Su favor. El es el objeto de mi adoración, no tengo otro. La prueba es el dicho de Alláh: "Alabado sea Alláh, Señor del universo," (1:2) El universo es todo lo que no es Alláh, y yo formo parte del universo.

Si se te pregunta: ¿Cómo puedes llegar a canocer a tu Señor? Di: Por medio de Sus signos y criaturas. Entre Sus signos, se encuentran la noche y el día, el Sol y la Luna; y de entre Sus criaturas se encuentran los Siete Cielos, las Siete Tierras, lo que ambos albergan y lo que entre ellos se encuentra. La prueba es el dicho de Alláh: "Entre Sus signos figuran la noche el día, el sol y la luna. ¡No os prosternéis ante el sol ni ante la luna! ¡Prosternaos ante Alláh, Que los ha creado! Si es a Él a Quien servís..." (41:37)

"Vuestro Señor es Alláh, Que ha creado los cielos y la tierra en seis días. Luego, se ha instalado en el Trono. Cubre el día con la noche, que le sigue rápidamente. Y el sol, la luna y las estrellas, sujetos por Su orden. ¿No son Suyas la creación y la orden? ¡Bendito sea Alláh, Señor del universo!" (7:54)

"Os ha hecho de la tierra lecho y del cielo edificio. Ha hecho bajar agua del cielo, mediante la cual ha sacado frutos para sustentaros. No atribuyáis iguales a Alláh a sabiendas." (2:22)

Dice Ibn Kathir, que Alláh se apiade de él: "El creador de todo esto es el que realmente merece ser adorado."

Tipos de culto: Entre los que Alláh ha ordenado están el Islam, el Imán y el Ihsan. También la súplica, el temor la esperanza, la encomendación, el anhelo, el pavor la humildad, el miedo, el volverse a Alláh, el buscar ayuda, el buscar refugio, el buscar socorro, la inmolación (de animales), las promesas, etc. Todas estas adoraciones ordenadas por Alláh son por y para El. La prueba es el dicho de Alláh:"Y: 'Los lugares de culto son de Alláh. ¡No invoquéis a nadie junto con Alláh!'" (72:18)

Aquel que dirija alguna de sus adoraciones a alguien distinto de Alláh es un asociador infiel. La prueba es el dicho de Alláh: "Quien invoque a otro dios junto con Alláh, sin tener prueba de ello, tendrá que dar cuenta sólo a su Señor. Los infieles no prosperarán" (23:117)

Y también, el hadith: "La súplica es la médula de la adoración", La prueba de ello es el dicho de Alláh: "Vuestro Señor ha dicho: «¡Invocadme y os escucharé! Los que, llevados de su altivez, no Me sirvan entrarán, humillados, en la gehena." (40:60)

La prueba del temor es el dicho de Alláh: "... Pero, si sois creyentes, no tengáis miedo de ellos, sino de Mí." (3:175)

La prueba de la esperanza es el dicho de Alláh: "Quien cuente con encontrar a su Señor, que haga buenas, obras y que cuando adore a su Señor, no Le asocie nadie." (18:110)

La prueba de la encomendación es el dicho de Alláh: "Si sois creyentes, ¡confiad en Alláh!." (5:23)

"A quien confía en Alláh, Él le basta." (65:3)

La prueba del anhelo, el pavor y la humildad es el dicho de Alláh: "Rivalizaban en buenas obras, Nos invocaban con amor y con temor y se conducían humildemente ante Nosotros." (21:90)

La prueba del miedo es el dicho de Alláh: "Y no les tengáis miedo a ellos, sino a Mí." (2:150)

La prueba del volverse a Alláh es el dicho de Alláh: "¡Volveos a vuestro Señor arrepentidos!" (39:54)

La prueba de la búsqueda de ayuda es el dicho de Alláh: "A Ti solo servimos y a Ti solo imploramos ayuda." (1:5) y el hadith "Si buscas ayuda, búscala en Alláh."

La prueba de la búsqueda de rofugio es el dicho de Alláh: "Di: «Me refugio en el Señor de los hombres, el Rey de los hombres,..." (114:1-2)

La prueba de la búsqueda de socorro es el dicho de Alláh: "Cuando pedisteis auxilio a vuestro Señor y Él os escuchó:..." (8:9)

La prueba de la inmolación de animales es el dicho de Alláh: "Di: «Mi azAlláh, mis prácticas de piedad, mi vida y mi muerte pertenecen a Alláh, Señor del universo. No tiene asociado. Se me ha ordenado esto y soy el primero en someterse a Él»" (6:162-163)

Por parte de la Sunna: "Alláh maldice a quien inmola en un nombre distinto al de Alláh." La prueba de la promesa es el dicho de Alláh: "Fueron fieles a sus promesas y temieron un día cuyo mal será de alcance universal." (76:7)

El segundo fundamento es el conocimiento del Islam con sus pruebas. Este consiste en la sumisión a Alláh a través de Su unicidad, el sometimiento a El con obediencia y la renuncia a asociar nada con El. Consta de tres estadíos: Islam, Iman e Ihsan. Cada estadío posee pilares. Los pilares del Islam son cinco: Testificar que no hay más divinidad que Alláh y que Muhammad es el Mensajero de Alláh, establecer el salah (oracion), pagar el zakat, ayunar en Ramadán y peregrinar a la Sagrada Casa de Alláh. La prueba de la testificación es el dicho de Alláh: "Alláh atestigua, y con Él los ángeles y los hombres dotados de ciencia, que no hay más dios que Él, Que vela por la equidad. No hay más dios que Él, el Poderoso, el Sabio." (3:18)

Su significado radica en la no existencia de ser alguno digno de ser adorado más que Alláh. "La ilaha" significa la negación de todo objeto de adoración que no sea Alláh. "Illa Alláh" afirma la adoración exclusiva y única para Alláh, sin que haya nada ni nadie asociado a El en dicha adoración, ya que su reinado sobre la creación no lo comparte con nadie. La explicación de esto queda plasmada en el dicho de Alláh: "Y cuando Abraham dijo a su padre y a su gente: «Soy inocente de lo que servís. Yo no sirvo sino a Quien me ha creado. Él me dirigirá». E hizo que esta palabra perdurara en su posteridad. Quizás, así, se convirtieran." (43:26-28)

y "Di: «¡Gente de la Escritura !Convengamos en una fórmula aceptable a nosotros y a vosotros, según la cual no serviremos sino a Alláh, no Le asociaremos nada y no tomaremos a nadie de entre nosotros como Señor fuera de Alláh». Y, si vuelven la espalda, decid: «¡Sed testigos de nuestra sumisión!»" (3:64)

La prueba de que Muhammad es el Mensajero de Alláh está en el dicho de Alláh: "Os ha venido un Enviado salido de vosotros. Le duele que sufráis, anhela vuestro bien. Con los creyentes es manso, misericordioso." (9:128)

El significado de la testificación de que Muhammad es el Mensajero de Alláh es obedecerle en lo que ordena, creer y aceptar lo que transmite, evitar todo lo que prohibe y declara ilícito y no adorar a Alláh sino del modo en que el Profeta haya dispuesto.

La prueba de la Salah, el Zakat y la explicación de la unicidad divina radica en el dicho de Alláh: "Pero no se les ordenó sino que sirvieran a Dios, rindiéndole culto sincero comohanifes, que hicieran la salat y dieran el azaque. Ésa es la religión verdadera." (98:5)

La prueba del ayuno es el dicho de Alláh: "¡Creyentes!; Se os ha prescrito el ayuno, al igual que se prescribió a los que os precedieron. Quizás, así, temáis a Alláh." (2:183)

Y la prueba de la peregrinación es el dicho de Alláh: "Alláh ha prescrito a los hombres la peregrinación a la Casa, si disponen de medios. Y quien no crea... Alláh puede prescindir de las criaturas." (3:97).

Segundo estadio es el imán (fe). Tiene alrededor de 70 grados. Su máxima manifestación es declarar que no hay más divinidad que Alláh; y su mínima manifestación es apartar las molestias que obstruyen el camino. El pudor es una de las manifestaciones del iman. Sus pilares son seis:

  1. Creer en Alláh,

  2. Sus Ángeles,

  3. Sus Libros,

  4. Sus Mensajeros,

  5. el Ultimo Día

y el Destino o el Decreto, sea tanto bueno como malo.

La prueba de estos pilares es el dicho de Alláh: "La piedad no estriba en que volváis vuestro rostro hacia el oriente o hacia el occidente, sino en creer en Alláh, en el Ultimo Dia, en los Angeles, en el Libro y en los Profetas" (2:177)

La prueba del Destino o el Decreto es el dicho de Alláh: "Todo lo hemos creado en la justa medida." (54:49).

El tercer estadio es el ihsán (obrar con bondad): Consta de un solo pilar que es adorar a Alláh como si le vieses, y si no le ves, has de saber que El te ve. La prueba de ello es el dicho de Alláh: "Alláh está con quienes son justos, Le temen y practican el bien." (16:128) y "Pon tu confianza en el Poderoso y Mlisericordioso, Quien te contempla cuando te levantas en oracion y ve las posturas que adoptas entre los que se posternan. El es Quien todo la oye, Quien todo lo sabe." (26:217-220) y "En cualquier situacion en que te encuentres, cualquiera que sea el pasaje que recites del Coran, cualquier cosa que hagais, Nosotros somos testigos de vosotros desde su principio." (10:61)

Las pruebas de ello en lo que a la sunna se refiere es el famoso hadith del Arcagel Gabriel transmitido por Umar ibn Al-Jattab, que Alláh esté complacido con él: "Mientras estábamos sentados con el Profeta, la paz sea con él, vino a nosotros un hombre de blanquísimas ropas y negrísimos cabellos, sin que en él se viese traza alguna de viaje. Ninguno de nosotros le conociamos. Sentose ante el Profeta, la paz sea con él, colocó sus rodillas ante las suyas, puso las palmas de sus manos ante sus muslos y dijo: "¡Oh Muhammad, infórmame! ¿Qué es el islam?." Dijo el Profeta: "Testificar que no hay más divinidad que Alláh y que Muhammad, la paz sea con él, es el Mensajero de Alláh, establecer la salah (oración prescrita), pagar el zakat, ayunar en Ramadán y peregrinar a la Casa si se poseen medios para ello." Dijo Gabriel: "Has dicho la verdad." Nosotros nos impresionamos de que le preguntase y le diese tan rápidamente la razón. Dijo Gabriel: "Infórmame sobre el imán." Dijo el Profeta: "Creen en Alláh, en Sus Angeles, en Sus Libros, en Sus Mensajeros, en el Ultimo Día y en el Destino o el Decreto, tanto en lo bueno como en lo malo."

Dijo Gabriel: "Infórmame sobre el ihsan." Dijo el Profeta: "Adorar a Alláh como si le vieses y si no le ves, has de saber que El te ve." Dijo Gabriel: "Infórmame sobre la Hora." Dijo el Profeta: "Quien se pregunta no sabe sobre este tema más de quien hace la pregunta." Dijo Gabriel: "Infórmame sobre los signos que la identifiquen." Dijo el Profeta: "Que la esclava de a luz a su ama y que veas a pobres pastores de ovejas descalzos y desnudos competir en la altura de edificios." Dijo Umar: "Se fue y pasó un buen rato." Tras ello dijo el Profeta: "¿Umar, sabéis quién era esta persona que me preguntaba?" Dijimos: "Alláh y Su Mensajero lo sabrán mejor." Dijo el Profeta: "Ese era Gabriel que vino para enseñaros vuestra religión."

El tercer fundamento: El conocimiento de vuestra profeta Muhammad, la paz sea con el. El es Muhammad hijo de Abdullah hijo de Abd Al-Muttalib hijo de Hashim, el cual pertenece a la tribu de Quraish, la cual pertenece a la nación árabe, la cual desciende de Ismael hijo de Abraham, el amigo íntimo de Alláh, la paz sea con él y con nuestro Profeta.

Llegó a vivir hasta la edad de sesenta y tres años. Los primeros cuarenta años fueron anteriores a la profecía y los posteriores veintitrés fue profeta y enviado. Fue declarado profeta al serle revelada la sura "Iqra" (¡Lee!); y fue declarado enviado o mensajero al serle revelada la sura "Al Mudazzir" (El arropado con un manto). Su ciudad natal era La Meca. Alláh le envió como portador de una advertencia en contra de la idolatría, llamando a la gente al unitarismo. La prueba de esto esta en el dicho de Alláh: "¡Tú, el envuelto en un manto! ¡Levántate y advierte! A tu Señor, ¡ensálzale! Tu ropa, ¡purifícala! La abominación, ¡huye de ella! ¡No des esperando ganancia! La decisión de tu Señor, ¡espérala paciente!" (74:1-7).

El significado de "¡Levántate y advierte!" es advierte contra el politeismo y llama a la gente al unitarismo. "A tu Señor ¡ensálzale!" significa exalta Su unicidad. "Tu ropa, ¡purifícala!" significa purifica tus acciones de cualquier tipo de asociación. "La abominación, ¡huye de ella!" significa que, si la abominación son los ídolos, apártate de ellos y evita a sus gentes desentendiéndote de ambos. A partir de entonces, se pasó diez años llamando a la gente al unitarismo. Tras esos diez años, Alláh le elevó al cielo, prescribiéndole las cinco oraciones. Rezó en La Meca durante tres años, tras los cuales le fue ordenada la hégira (emigración) a Medina. Hégira significa emigración de una tierra de politeismo a una tierra de Islam. Esta emigración está en vigor hasta la Ultima Hora. La prueba de ello es el dicho de Alláh: "Los ángeles dirán a aquéllos a quienes llamen y que han sido injustos consigo mismos: «Cuál era vuestra situación?» Dirán: «Éramos oprimidos en la tierra». Dirán: «¿Es que la tierra de Alláh no era vasta como para que pudierais emigrar?» Esos tales tendrán la gehena como morada. ¡;Mal fin...! Quedan exceptuados los oprimidos -hombres, mujeres y niños-, que no disponen de posibilidades y no son dirigidos por el Camino. A éstos puede que Alláh les perdone. Alláh es perdonador,indulgente." (4:97-99)

"¡Siervos creyentes! ¡Mi tierra es vasta! ¡Servidme, pues, a Mí solo!" (29:56)

Dijo Al-Baghawi, que Alláh tenga misericordia con él: Este versículo es con referencia a los musulmanes que permanecieron en La Meca y que no emigraron, por lo que Alláh les llamó con el nombre de creyentes. La prueba de la hégira por parte de la sunna es el dicho del Profeta, la paz sea con él: "No parará la hégira (emigración) hasta que ya no sea posible el arrepentimiento, y éste permanecerá hasta que el sol amanezca pon poniente." Cuando el Profeta se estableció en Medina, ordenó la puesta en práctica del resto de las leyes islámicas tal como el zakat, el ayuno, la peregrinación, la llamada a la oración, el ordenar el bien y prohibir el mal y otras más reglas islámicas. En esta labor permaneció durante diez años. Murió, la paz sea con él, y ésta su religión aún permanece. No hay nada bueno que esta religión no lleve a ello, ni nada malo que esta religión no evite. El bien a que esta religión nos lleva es la unicidad divina y todo aquello que Alláh ama y le satisface. El mal que esta religión evita es el politeismo y todo aquello que Alláh desprecia y rehusa. Alláh mandó a Su Enviado a toda la Humanidad, haciendo sobre los humanos y los genios la obediencia a él obligatoria. La prueba de esto es el dicho de Alláh: "Di: «¡Hombres Yo soy el Enviado de Alláh a todos vosotros, ..." (7:158).

Alláh perfeccionó con él la religión. La prueba de ello está en el dicho de Alláh: "Hoy os he perfeccionado vuestra religión, he completado Mi gracia en vosotros y Me satisface que sea el islam vuestra religión."  (5:3)

La prueba de su muerte, la paz sea con él, es el dicho de Alláh: "Tú tienes que morir y ellos tienen que morir. Luego, el día de la Resurrección, disputaréis junto a vuestro Señor." (39:30-31)

La gente, cuando muera, habrá de ser resucitada. La prueba de ello es el dicho de Alláh: "...Os hemos creado de ella y a ella os devolveremos, para sacaros otra vez de ella." (20:55)

y "Alláh os ha hecho crecer de la tierra como plantas. Después, os hará volver a ella, y os sacará." (71:17-18)

Tras la resurrección, rendiremos cuentas de nuestras acciones y luego seremos por ellas recompensados. La prueba de ello es el dicho de Alláh: "De Alláh es lo que está en los cielos y en la tierra, para retribuir a los que obren mal por lo que hagan y retribuir a los que obren bien dándoles lo mejor." (53:31)

Aquel que desmienta la Resurrección es un infiel. La prueba de ello es el dicho de Alláh: "Los infieles pretenden que no van a ser resucitados. Di: «¡Claro que sí, por mi Señor!, que habéis de ser resucitados y, luego, habéis de ser informados de lo que hicisteis. Es cosa fácil para Alláh»." (64:7)

Alláh envió a todos los profetas como amonestadores y como portadores de las buenas nuevas. La prueba es el dicha de Alláh: "Enviados portadores de buenas nuevas y que advertían, para que los hombres no pudieran alegar ningún pretexto ante Alláh después de la venida de los enviados." (4:165)

El primero de ellos fue Noé y el último fue Muhammad, la paz sea con él, el cual es el sello de los profetas. La prueba de que el primero fue Noé es el dicho de Alláh: "Te hemos hecho una revelación, como hicimos una revelación a Noé y a los profeta que le siguieron..." (4:163)

A toda las comunidades Alláh les ha mandado un mensajero desde Noé hasta Muhammad, el cual les ordenaba que adorasen a Alláh únicamente y les prohibía la adoración de otros ídolos. La prueba es el dicho de Alláh: "Mandamos a cada comunidad un enviado: «Servid a Alláh y evitad a los tagut ("ídolos")»". (16:36)

Alláh hizo obligatorio, sobre todos sus siervos, rechazar a los ídolos y creer en Alláh. Dijo Ibn Al-Qayyim, que Alláh tenga misericordia con él: "El significado de ídolo (tagut) es todo aquel objeto de adoración, seguimiento u obediencia fruto del propasarse de un adorador. Los ídolos son numerosísimos. Los cinco principales son: Iblís, que Alláh le maldiga, el que acepta ser adorado, el que pide a la gente que le adore, el que pretende conocer lo oculto, el que legisla con algo distinto a lo que Alláh ha revelado. La prueba es el dicho de Alláh: "No cabe coacción en religión. La buena dirección se distingue claramente del descarrío. Quien no cree en los taguts ("ídolos") y cree en Alláh, ese tal se ase del asidero más firme, de un asidero irrompible. Alláh todo lo oye, todo lo sabe." (2:256)

Este es el significado de "No hay más divinidad que Alláh." El hadith dice: "Lo principal de la cuestión es el sometimiento a Alláh, su pilar es la oración y su cima es el esfuerzo en el camino de Alláh." Alláh es el mejor conocedor.



Atrás Principal Adelante