EL PROFETA DA’UD (la paz sea con él)

EL PROFETA DA’UD
la paz sea con él



Sayyedina Da’ud descendió de Judah, uno de los doce hijos de sayyedina Ya’qub – quien también era conocido como Israel. Sayyedina Da’ud – quien es conocido por los Judíos y Cristianos como el Profeta David – fue uno de los muchos Profetas que fueron mandados a la Tribu de Israel después de sayyedina Musa para mantener vivas su enseñanzas, que la bendiciones y paz sea con todos ellos:

“Los hijos de Israel que cayeron en la incredulidad fueron maldecidos por boca de Daud y de Isa, hijo de Maryam. Esto les pasó porque desobedecieron y fueron más allá de los límites. No se impedían entre ellos ninguna acción reprobable. ¡Que malo es lo que hacían!” (5.78-79).


De hecho sayyedina Da’ud era un mensajero al igual que ser Profeta, ya que se le dio una revelación que era suplementario al Taurah de sayyedina Musa, la cual se conoce como los Zabur, que también es conocido por los Judíos y Cristianos como los Salmos:

“Tu Señor es Quien mejor conoce a cuantos están en los cielos y en la tierra. Hemos dado preferencia a unos profetas sobre otros. Y a Daud le dimos los Salmos.” (17.55).


Las referencias sobre sayyedina Da’ud en el Corán no describen su infancia, pero los siguientes ayat de Surat al-Baqara si describen como Da’ud mato al campeón de los Filistinos, Jalut, quien es comúnmente conocido por los Judíos y cristianos como Goliath. Este pasaje empieza describiendo como fue asignado Talut como rey de la Tribu de Israel por un Profeta de sus tiempos – quien lucho, con la ayuda de sayyedina Da’ud, contra los Filistinos a quienes los derrotaron.


Aunque este Profeta no es nombrado en el Corán, ha sido identificado como el Profeta que es conocido por los Judíos y Cristianos como el Profeta Samuel, mientras que Talut ha sido identificado como el rey Saul, el primer rey de la Tribu de Israel, quien descendía de Ben Yamin (Benjamin) el hijo de Ya’qub, y ha sido calculado que Talut vivió durante el siglo 11 antes de Cristo. Allah sabe mejor:

¿No has visto aquellos nobles entre los hijos de Israel, después de Musa, cuando dijeron a un Profeta que tenían? Nombra un rey entre nosotros para que luchemos en el camino de Allah. Dijo: Pudiera ser que si se os manda ir a luchar no lo hagáis; contestaron: ¿Cómo podríamos dejar de combatir en el camino de Allah cuando nos han expulsado de nuestros hogares y separado de nuestros hijos?

Sin embargo cuando se les ordenó combatir, todos, excepto unos pocos, se echaron atrás. Allah conoce a los injustos.


Su profeta les dijo: Allah os ha designado como rey a Talut. Dijeron: ¿Cómo puede corresponderle a él reinar sobre nosotros, si tenemos más derecho que él y ni siquiera le ha sido dada una gran riqueza?.


Dijo: La verdad es que Allah lo ha elegido a él entre vosotros y le ha dado gran conocimiento y corpulencia. Allah concede Su soberanía a quien quiere. Allah es Espléndido y Conocedor.


Su Profeta les dijo: La señal de su soberanía, será que os traerá el Arca, llevada por los ángeles, en la que hay sosiego procedente de vuestro Señor y también una reliquia de la familia de Musa y Harún. Realmente, ahí tenéis un signo si sois creyentes.”


(El Arca, la cual se dice que contenía, inter alia, las tablas en las cuales el Taurah fue primero inscrito, el bastón de sayyedina Musa, y el bastón de sayyedina Harun, había sido capturada por los Filistinos años antes. Cuando los ángeles regresaron el Arca, la Tribu de Israel finalmente acepto a Talut como su rey, esto a pesar que no descendía de Levi o Judah.)


“Y habiendo salido Talut de expedición con el ejército, dijo: Allah va a poneros a prueba con un río.: el que beba de su agua no será de los míos y el que no la pruebe o tome sólo un poco con la mano será de los míos. Todos, a excepción de unos pocos, bebieron. Y cuando él y los que con él creían, hubieron atravesado el río, dijeron: Hoy no podemos hacer nada ante Yalut* y sus ejércitos. *[Goliat].


Y dijeron los que tenían certeza del encuentro con Allah: ¡Cuantos grupos pequeños en número vencieron a ejércitos numerosos con el permiso de Allah! Allah esta con los pacientes.



Cuando aparecieron en el campo de batalla ante Yalut y sus huestes, dijeron, ¡Señor nuestro, danos paciencia, afirma nuestros pasos y ayúdanos contra la nación de los que no creen!


Y los derrotaron con permiso de Allah. Daud mató a Yalut y Allah le concedió la soberanía y la sabiduría; y le enseño lo que quiso. Si no fuera porque Allah hace que unos hombres impidan el mal a otros, la tierra se corrompería, pero Allah es Dueño de favor para todos los seres creados. (2.246-251).


Sayyedina Da’ud, que la paz sea con él, se volvió rey de la Tribu de Israel después de Talut, y durante su reino las tribus de la Tribu de Israel que habían estado divididos se unieron otra vez.


Al igual que se le concedió la habilidad de unir a las doce tribus de Israel, a sayyedina Daud le dimos el conocimiento de cómo hacer cotas de malla:


“Y así fue como dimos a Daud una gracia procedente de Nos: ¡Montañas, acompañad su glorificación, y las aves también! E hicimos el hierro blando para él.

¡Haz cotas de malla dándoles su justa proporción! ¡Y obrad con rectitud!, pues es cierto que veo lo que hacéis.” (34.10-11).

Ha sido transmitido por Abu Hurayrah, que Allah este complacido con él, que el Profeta Muhammad, que Allah lo bendiga y que le de paz, dijo que la recitación le fue hecho fácil para sayyedina Da’ud, la paz sea con él, de modo que le daba la orden a su animal de montar, luego lo soltaba y acababa su recitación antes de que arrancara el animal – y que nada mas comía de lo que se había ganado del trabajo de sus propias manos. (Al-Bukhari).


Ha sido transmitido por Ibn ‘Umar, que Allah este complacido con él, que el Profeta Muhammad, que Allah lo bendiga y que le de paz, dijo, ‘La oración que más quiere Allah es la oración de Da’ud. El ayuno que más quiere Allah es el ayuno de Da’ud. Solía dormir mitad de la noche, se levantaba a rezar una tercera parte de la noche y se volvía a dormir por otra sexta parte de la noche. Ayunaba un día si y un día no. Se vestía con lana y se dormía sobre cabello. Solía comer pan de cebada con sal y cenizas. Mezclaba su bebida con lagrimas. Nunca se le vio reírse después de su error que cometió, ni tampoco se le vio ver arriba hacia el cielo debido a su timidez ante su Señor y continuo llorando por el resto de su vida. Se dice que lloro hasta que empezaron a salir plantas debido a sus lagrimas que formaron arrugas en sus cachetes. Se dice que salió disfrazado para saber que pensaba la gente de él, y escuchando que lo alababan nada más lo hizo más humilde.’ (Al-Bukhari, Muslim, Ibn Hanbal, Abu Da’ud, An-Nasa’i, y Ibn Majah).(Ash-Shifa’ de Qadi ‘Iyad: 1.2.24).


El ‘error’ mencionado arriba por Ash-Shifa’ de Qadi ‘Iyad, se refiere a lo que paso entre sayyedina Da’ud y la esposa de Uriah – quien es conocido por los Judíos y Cristianos como Bathsheba – con quien sayyedina Da’ud se caso después de la muerte de Uriah, y quien fue la madre de sayyedina Sulayman – quien es conocido por los Judíos y Cristianos como el Profeta Solomon – la paz sea con ellos. Los siguientes ayat de Surah Sad se refieren a lo que fuera que paso:


“Ten paciencia con lo que dicen. Y recuerda a Nuestro siervo Daud, el que había sido dotado de fortaleza; es cierto que él se volvía mucho a su Señor.

Le subordinamos las montañas que con él glorificaban al anochecer y al amanecer. Y las aves reunidas, todas obedientes a él.


Fortalecimos su reino y le dimos sabiduría y un juicio certero. ¿Te ha llegado el caso de los litigantes, cuando escalaron hasta lo más alto del templo? Y se presentaron ante Daud, que sintió miedo de ellos, entonces dijeron: No temas somos dos litigantes. Uno de nosotros ha abusado del otro, así que juzga entre nosotros con la verdad, sin inclinarte por ninguno, guíanos al camino medio.

Este es mi hermano, él tiene noventa y nueve ovejas y yo tengo sólo una. El me dijo: Déjala a mi cuidado y luego ha pedido más que yo con sus argumentos.

Dijo: El ha sido injusto contigo al pedirte tu oveja para juntarla a las suyas; realmente muchos de los que se asocian con otros cometen abusos, pero no así los que creen y practican las obras de bien. Sin embargo éstos son pocos.

Y entonces Daud se dio cuenta de que lo habíamos puesto a prueba y pidió perdón a su Señor, cayó postrado y se arrepintió.

Le perdonamos aquello y es cierto que goza de proximidad ante Nos y de un hermoso lugar de destino.

¡Daud! Te hemos hecho representante Nuestro en la tierra, juzga pues entre los hombres con verdad y no sigas los deseos, ya que te extraviarían del camino de Allah; cierto que aquéllos que se extravían del camino de Allah tendrán un violento castigo por haberse olvidado del Día de la Cuenta.” (38.17-26).

Haciendo referencia a este pasaje del Corán, Qadi ‘Iyad dice:

Mientras que el Profeta Daud era ascético comiendo solo de lo que sus propias manos trabajaban, tenia noventa y nueve esposas y completo los cien casándose con la esposa de Uriya. Allah menciona esto en Su Poderoso Libro cuando El dice, ‘Este es mi hermano, él tiene noventa y nueve ovejas...’ (38.23). (Ash- Shifa’ de Qadi ‘Iyad: 1.2.8).

Y:

A lo que se refiere de la historia de Daud, uno solamente tiene el recurso con lo que han escrito los sabios tradicionales lo cual se ha tomado de la Gente del Libro y quienes han alterado y cambiado las cosas. Allah no nos ha dejado ningún pasaje en el Corán a lo que se refiere de esto ni tampoco tenemos ningún hadith autentico sobre el asunto.

Lo que dice Allah sobre el asunto son Sus palabras, ‘Y entonces Daud se dio cuenta de que lo habíamos puesto a prueba y pidió perdón a su Señor, cayó postrado y se arrepintió. Le perdonamos aquello y es cierto que goza de proximidad ante Nos y de un hermoso destino. (38.24-25). En este ayat Allah dice que Daud estaba ‘arrepentido’ y que Allah lo estaba probando. Según Qatada, arrepentido en este caso significa obediente, y esta es la mejor interpretación.

Ibn ‘Abbas y Ibn Mas’ud dijeron que Daud solamente le dijo al hombre que dejara a su esposa con él para que pudiera proveer por ella. Allah censuro a Daud por esto, lo advirtió y se opuso a su preocupación por este mundo. Esto no puede ser de confianza. Se dice que él, que la paz sea con él, le propuso matrimonio a ella cuando ya lo había hecho otro hombre. Se dice que en su corazón de Daud, que la paz sea con él, quería que mataran a su esposo.

As-Samarqandi dice que esta mala acción por la cual pidió perdón fue lo que le dijo a uno de los litigantes, ‘El ha sido injusto contigo’, al punto que lo considero mal con las puras palabras del adversario. Se dice que Daud tenía miedo, pensando en la prueba con que se había topado, de su Reino y de esta vida.

Ahmad ibn Nasr, Abu Tammam y otros sabios precisos creen que estos relatos tradicionales que se le acusan a Daud deben de ser refutados.

Ad-Da’udi ha dicho que no hay ningún relato ha sido confirmado sobre la historia de Da’ud y Uriah y que no esta permitido suponer que un Profeta mataría a otro Musulman.

Se dice que los dos litigantes que argumentaron su caso ante él estaban referiendose a las ovejas, tomando el ayat literalmente. (Ash-Shifa’ de Qadi ‘Ilyad: 3.1.13).

Y:

Uno de los ‘ulama’ ha dicho que a los Porfetas se les castigaba por la menor de las cosas por su posición ante Allah, mientras que estas mismas cosas son ignoradas por Allah en el caso de otras criaturas, a quienes no les importa tanto sus obras debido a su mal comportamiento. Los que argumentan que los Profetas están protegidos de todas las malas acciones dicen lo que decimos nosotros, y esto es que los Profetas son castigados por sus descuidos y por lo que hacen en olvido mientras que a los demás no se les castiga por esto. Tienen una posición mas alta los Profetas, y por lo tanto debido a su alta estación tales cosas son más reprensibles ante Allah por sus lapsos, que para los que no estén en tal alta estación con Allah.

Sin embargo, deben de saber que el tipo de castigo mencionado aquí no es el castigo cómo lo definen los demás. Decimos que los Profetas son castigados por sus lapsos en esta vida para incrementar su grado en la otra vida. Son probados de esta manera para que estén conscientes de sus lapsos y para que estos mismos lapsos sean un medio para incrementar su grado ante Allah. Cómo dice Allah, ‘Luego su Señor lo escogió, se volvió sobre él y lo guío.’ (20.122). (Ash-Shifa’ de Qadi ‘Iyad: 3.1.14).

Y:

Uno de los teólogos dijo que los errores de los Profetas son errores externos, mientras que en realidad son distinciones de honor y actos que atraen el acercamiento. Esto es cómo ya hemos dicho. Otras gentes aprenden de los errores de los Profetas y aquellos que no tiene el rango con Allah se dan cuenta del castigo que le toco a los Profeta y esto incrementa su consciencia y precaución y preocupación, para que se mantengan agradecidos por sus bendiciones y se mantengan firmes en los problemas y enfermedades viendo
lo que le paso a gente de un nivel alto y protegido. Esta es la razón por la cual el caso de Daud ha sido mencionado cómo un medio de expansión para los que se vuelven hacia Allah en arrepentimiento. (Ash-shifa’ de Qadi ‘Iyad: 3.1.14).

Al igual que ser uno de los Profetas mencionados por nombre en los pasajes de Surat an-Nisa y Surat al- An’am los cuales ya fueron citados en el Capitulo Dos, sayyedina Daud también es mencionado en Surat al- Anbiyya, donde Allah otra vez se refiere a Daud y de la habilidad de dar juicio de su hijo sayyedina Sulayman, la paz sea con los dos de ellos:

“Y Daud y Sulayman cuando juzgaron en relación al sembrado en el que una noche había entrado a pacer el ganado de alguien y fuimos testigos de su juicio. Pero le dimos comprensión de ello a Sulayman. Y a ambos les dimos juicio y conocimiento. Y subordinamos las montañas a Daud para que le acompañaran en sus cantos de glorificación, así como las aves. Y lo hicimos.

Y le enseñamos a hacer cotas de malla para vuestro beneficio, para que así pudierais protegeros de vuestra agresividad. ¿Estaréis agradecidos?” (21.78-80).

Se dice que en este caso sayyedina Sulayman mejoro el juicio de su padre, esto a pesar de que entonces tenia solamente once años: Mientras que sayyedina Daud inicialmente decidió que las ovejas deberían ser dadas al dueño del sembrado como compensación por los daños que habían causado, sayyedina Sulayman decidió que el dueño del sembrado fuera permitido quedarse con las ovejas hasta que recibiera la compensación del rebaño – por medio de la descendencia de las ovejas, de su leche y de su lana – después de lo cual las ovejas deberían ser regresadas a su dueño original.

También ha sido transmitido por Abu Hurayra, que Allah este complacido con él, que el Profeta Muhammad, que Allah lo bendiga y que le de paz, relato el siguiente caso en el cual sayyedina Daud y luego sayyedina Sulayman dieron juicios diferentes: ‘Habían dos mujeres cada una con un bebe. Llego un lobo y se llevo a uno de los bebes, y entonces la compañera dijo, “¡Se ha llevado a tu hijo!” La otra mujer dijo, “¡No, se ha llevado a tu hijo!” Entonces las dos presentaron su caso ante Daud, quien juzgo a favor la mujer mayor de edad. Luego las dos fueron con Sulayman ibn Daud, la paz sea con ellos, y le platicaron su caso. El dijo, “¡Tráiganme un cuchillo para que puede cortar al bebe en dos y compartirlo entre ambas!” La mujer más joven dijo, “¡No lo hagas!” Y por lo tanto juzgo a favor de la mujer más joven.’ (Al-Bukhari).

Otra persona a quien Allah le otorgo sabiduría durante la vida de sayyedina Daud fue Luqman. Se dice que Allah le dio de escoger entre ser un Profeta o ser un hombre sabio, y el escogió ser un hombre sabio. Se dice que se volvió el consejero de sayyedina Daud, la paz sea con ellos. También se dice que las fábulas de Aesop tienen su origen con Luqman. Allah sabe mejor. En la Surah llamada Luqman, Allah dice:

“Y he aquí que le dimos a Luqman la sabiduría: ¡Sé agradecido con Allah! Pues quien agradece, lo hace en beneficio propio, pero quien es ingrato... Realmente Allah es Rico, Digno de alabanza. Y cuando Luqman le dijo a su hijo aconsejándolo: ¡Hijo mío! No asocies nada ni nadie con Allah, pues hacerlo es una enorme injusticia. Hemos encomendado al hombre que trate bien a sus padres. Su madre lo llevó en el vientre fatiga tras fatiga y fue destetado a los dos años. Sé agradecido conmigo y con tus padres. A Mí has de volver.

Pero si se empeñan en que Me asocies algo de lo que no tienes conocimiento, entonces no los obedezcas. Pero acompañarlos en este mundo como es debido. Y sigue el camino de los que se vuelven a Mi en todo.

¡Hijo mío! Incluso el peso de un grano de mostaza dentro de un grano de mostaza dentro de una roca, o en los cielos, o en la tierra, Allah lo traería a colación; es cierto que Allah es Sutil, Penetrante.¡Hijo mío! Establece la Oración, ordena lo reconocido, prohibe lo reprobable y ten paciencia con lo que venga, es cierto que eso es parte de los asuntos que requieren entereza. Y no pongas mala cara a la gente ni andes por la tierra con insolencia, pues es verdad que Allah no ama al que es presumido y jactancioso.

Se moderado al caminar y baja la voz, pues ciertamente la más desagradable de las voces es la del asno.” (31.12-19).

Ha sido relatado que sayyedina Luqman dijo, ‘Hijo mío, el oro y la plata son probadas con fuego y el creyente es probado con aflicciones.’ (Ash-Shifa’ de Qadi Íyad: 3.2.9).