De los diversos y muchos caminos del bien Los Jardines de los Justos

De los diversos y muchos caminos del bien
Los Jardines de los Justos. Imam Nawawi.

Capítulo XIII



Sagrado Corán

Dijo Allah, Altísimo sea:

"Y todo cuanto hacéis de bien Allah lo sabe."

(La Vaca /215)

"Y quien haga el peso de una brizna de bien, lo verá."

(El Terremoto /7)

"Quien actúa rectamente, lo hace para sí mismo."

(Al Yáciyah /15)


Hadiz:

1. 117.

  De Abu Dhar, Allah esté complacido con él, que dijo:

"¡Oh Mensajero de Allah! ¿Cuál es la mejor de las acciones?

Dijo: ‘La creencia en Allah y la lucha por Su causa.’

Dije: ‘¿Cuál es la mejor forma de liberar a un esclavo?’

Dijo: ‘La más apreciada ante su familia y la que más dinero cueste.’

Dije: ‘¿Y si no he hecho nada de esto?’

Dijo: ‘Entonces, ayuda al necesitado y trabaja en lugar del incapacitado.’

Dije: ‘¡Oh Mensajero de Allah! ¿Qué podría hacer ante mi debilidad para algunas acciones?’

Dijo: ‘No hagas mal a nadie. Pues sería una sádaqa a ti mismo’."

Lo relataron Al Bujari y Muslim.


2. 118.

  De Abu Dhar, Allah esté complacido con él que dijo el Mensajero de Allah, Él le bendiga y le de paz:

"Es obligatorio dar, por cada una de vuestras articulaciones, una sádaqa, para agradecer a Allah por ella. Y eso es posible porque el decir: ‘subhana Allah’es sádaqa; o decir: ‘Al hamdulillah’ es sádaqa; o decir: ‘La ilaha illa Allah’es sádaqa; o cada ‘Allahu akbar’es sádaqa; recomendar hacer el bien es sádaqa; prohibir lo ilícito es sádaqa. Y cada una equivale a dos rakas que se rezan de la oración de media mañana (duha)."

Lo relató Muslim.


3. 119.

  De Abu Dhar, Allah esté complacido con él que dijo el Profeta, Allah le bendiga y le de paz:

"Se me han presentado las acciones de mi pueblo, tanto las buenas como las malas: he encontrado entre las buenas el apartar un obstáculo del camino; y entre las malas el escupir en la mezquita y no limpiarlo."

Lo relató Muslim.



4. 120.

  De Abu Dhar, Allah esté complacido con él, que unos pobres de entre los sahába dijeron:

"¡Oh Mensajero de Allah! Los ricos se han hecho con toda la recompensa. Rezan como rezamos nosotros; ayunan como ayunamos nosotros; y dan (sádaqa) con lo que les sobra de su riqueza. Y nosotros no tenemos nada que dar.

Dijo: ‘Allah os ha puesto diversas formas de dar sádaqa. Ciertamente, en cada glorificación (subhana Allah) hay sádaqa; en cada ‘allahu akbar’ hay sádaqa; en cada ‘al hamdulillah’ hay sádaqa; en cada ‘La ilaha illa Allah’ hay sádaqa; recomendar hacer el bien es sádaqa; prohibir lo ilícito es sádaqa; y en la relación conyugal de uno de vosotros con su mujer hay sádaqa .’

Dijeron: ‘¡Oh Mensajero de Allah! ¿Es que por satisfacer uno de nosotros su propio deseo o apetito va a tener por ello una recompensa?’

Dijo: ‘¿No sabéis que si lo hubiese satisfecho ilícitamente (haram) obtendría un castigo por ello? Pues de la misma forma, si lo satisface lícitamente (halal) obtiene por ello una recompensa’."

Lo relató Muslim.


5. 121.

  De Abu Dhar, Allah esté complacido con él, que dijo:

"Me dijo el Profeta, Allah le bendiga y le de paz: ‘No desprecies nada del bien, aunque sea recibir a tu hermano con una cara sonriente.’ "

Lo relató Muslim.



6. 122.

  De Abu Huraira, Allah esté complacido con él que dijo el Mensajero de Allah, Él le bendiga y le de paz:

"Cada día que se levanta el sol y a cada hombre le corresponde dar una sádaqa por cada una de sus articulaciones; obrar con justicia entre dos es sádaqa; ayudar a uno a subir a su montura y subirle sus cosas es sádaqa; las buenas palabras son sádaqa; cada paso que das encaminándote a la oración es sádaqa; y si apartas cualquier obstáculo del camino es sádaqa."

Lo relataron Al Bujari y Muslim.

Y en una transmisión de Aisha, Allah esté complacido con ella que dijo el Mensajero de Allah, Él le bendiga y le de paz:

"Cada hombre, hijo de Adan, ha sido creado con trescientas sesenta articulaciones. Quien dice: ‘allahu akbar’; ‘al hamdulillah’; ‘La ilaha illa Allah’; ‘subhana Allah’; ‘astagfirullah’; quien aparta una roca, espina o hueso del camino; y quien recomienda hacer el bien y prohibe lo ilícito en número de trescientos sesenta, verdaderamente, acudirá a un Día y se habrá aartado a sí mismo del Fuego."

Lo relató Muslim.



7. 123.

  De Abu Huraira, Allah esté complacido con él, que dijo el Profeta, Allah le bendiga y le de paz:

"A quien vaya por la mañana o por la tarde a la mezquita, Allah le preparará una recompensa por cada vez que vaya."

Lo relataron Al Bujari y Muslim.



8. 124.

  De Abu Huraira, Allah esté complacido con él, que dijo el Mensajero de Allah, Él le bendiga y le de paz

"¡Mujeres musulmanas! Que ninguna menosprecie lo que tenga y por ello rehúse ofrecérselo a su vecina, aunque sea la pezuña de una cabra."

Lo relataron Al Bujari y Muslim.



9. 125.

  De Abu Huraira, Allah esté complacido con él, que dijo el Profeta Muhammad, Allah le bendiga y le de paz:

"El iman tiene setenta y tantas ramas. Y la mejor de todas ellas es decir: ‘La ilaha illa Allah’ (no hay dios sino Allah). Y la más simple es apartar el obstáculo, sea cual fuese, del camino. Y el pudor también es una parte del iman."

Lo relataron Al Bujari y Muslim.



10. 126.

  De Abu Huraira, Allah esté complacido con él, que dijo el Mensajero de Allah, Él le bendiga y le de paz:

"Un hombre caminaba sediento y encontró un pozo, al cual bajó y bebió. Después salió y vio un perro jadeando y queriendo lamer la arena de la sed que tenía.

Se dijo el hombre: ‘Este perro ha llegado a un grado de sed como el que yo tenía.’

Así pues, bajó al pozo, llenó su bota de agua y agarrándola con la boca pudo subir y salir del pozo para dar de beber al perro. Y de esa forma el hombre obtuvo el agradecimiento y el perdón de Allah.

Dijeron: ‘¡Oh Mensajero de Allah! ¿Hay verdaderamente en los animales recompensa para nosotros?’

Y dijo: ‘En cada ser vivo hay recompensa’."

Lo relataron Al Bujari y Muslim.

Y en otro relato de Al Bujari:

"Dió gracias a Allah y Él le perdonó y le hizo entrar en el Jardín."

Y en otro relato de ambos:

"Un perro daba vueltas alrededor de un pozo y casi se muere de sed. Entonces, lo vio una mujer adúltera de la tribu de Israel y se quitó su botín para coger agua y darle de beber. Por ese hecho fue perdonada."



11. 127.

  De Abu Huraira, Allah esté complacido con él, que dijo el Profeta, Allah le bendiga y le de paz:

"He visto a un hombre disfrutando de las delicias del Jardín, por su sencilla acción de podar un árbol que obstaculizaba el paso a los musulmanes."

Lo relató Muslim.

Y en otro relato:

"Pasó un hombre y al encontrarse con na rama de árbol en medio del camino exclamó: ¡Por Allah que apartaré esto del camino para no dañar a los musulmanes! Y por ello entró en el Jardín."

Y en otro relato:

"Mientra un hombre caminaba, encontró una rama de espino en el camino y la apartó. Allah le agradeció la acción y le perdonó."



12. 128.

  De Abu Huraira, Allah esté complacido con él, que dijo el Mensajero de Allah, Él le bendiga y le de paz

"A quien hace el wudú completamente, es decir, en toda regla; después va a la oración del Yumua[1] para escuchar y prestar toda su atención, le son perdonadas sus faltas desde ese día hasta el Yumua siguiente. Y tres días más. Y quien se entretuvo jugueteando perdió, pues, su recompensa."

Lo relató Muslim.



13. 129.

  De Abu Huraira, Allah esté complacido con él, que dijo el Mensajero de Allah, Él le bendiga y le de paz

"Cuando hace el wudú el siervo musulmán, al lavar su cara, salen con el agua o con la última gota de agua, las faltas que cometió con sus ojos; y al lavar sus manos sale con el agua o con la última gota de agua, cada falta cometida con ellas; y al lavar sus pies salen con el agua o con la última gota de agua, sus faltas cometidas con ellos, hasta que queda puro y limpio de ellas."

Lo relató Muslim.



14. 130.

  De Abu Huraira, Allah esté complacido con él, que dijo el Mensajero de Allah, Él le bendiga y le de paz

"Las cinco oraciones diarias, la oración del Yumua hasta el siguiente, y el ayuno de Ramadán hasta otro, borran las faltas que ha habido entre ellas, mientras se haya apartado de las graves (como adulterio, beber vino, blasfemar y otras)."

Lo relató Muslim.



15. 131.

  De Abu Huraira, Allah esté complacido con él, que dijo el Mensajero de Allah, Él le bendiga y le de paz

"¿Queréis que os guíe hacia algo por lo que Allah borraría vuestras faltas y os elevaría de categoría en el Jardín?

Dijeron: ‘¡Claro que sí, Mensajero de Allah!’

Dijo: ‘Perfeccionad el wudú; dad muchos pasos hacia las mezquitas; esperad a la oración siguiente después de la anterior; y ese sería el ribát[2]"

Lo relató Muslim.



16. 132.

  De Abu Musa Al Asharí, Allah esté complacido con él, que dijo el Mensajero de Allah, Él le bendiga y le de paz:

"Quien rezara la oración del fayar y la oración del asar entraría en el Jardín."[3]

Lo relataron Al Bujari y Muslim.



17. 133.

  Del mismo, que dijo el Mensajero de Allah, Él le bendiga y le de paz:

"Cuando un siervo de Allah se encuentra enfermo o de viaje, Allah le anotará la recompensa por las mismas acciones que solía hacer estando sano o en casa."

Lo relató Al Bujari.

18. 134.

  De Yabir, Allah esté complacido con él, que dijo el Mensajero de Allah, Él le bendiga y le de paz:

"Toda buena acción, es sádaqa."

Lo relató Al Bujari.


19. 135.

  Del mismo, que dijo el Mensajero de Allah, Él le bendiga y le de paz:

"Aquel musulmán que planta un árbol obtiene la recompensa de una sádaqa por cuanto se coma de él, así como por lo que se robe de él. Y también por una calamidad o desgracia que padezca."

Lo relató Muslim.

Y en otro relato suyo:

"El musulmán que planta un árbol para que coman de él hombres, animales y pájaros, obtendrá la recompensa de una sádaqa hasta el último Día."


20. 136.

  Del mismo, que dijo:

"Quiso la tribu de Banu Sálima trasladarse cerca de la mezquita y esto llegó a conocimiento del Mensajero, Allah le bendiga y le de paz, y les dijo: ‘He sabido que queréis trasladaros cerca de la mezquita.’

Dijeron: ‘¡En efecto, eso queremos, Mensajero de Allah!’

Y les dijo: ‘¡Permaneced en vuestras casa que se os anotará la recompensa por vuestros pasos hacia la mezquita!’ (se lo repitió dos veces)."

Lo relató Muslim.


21. 137.

  De Abu Al Mundhir Ubai Ibn Kaab, Allah esté complacido con él, que dijo:

"Había un hombre que, viviendo más lejos que cualquier otro de la mezquita, no se perdía una oración.

Una vez le dije: ‘Si te compraras un burro podrías montar en él en las noches oscuras y cruzar las tierras calurosas.’

Y el dijo: ‘No me alegraría que mi casa estuviera junto a la mezquita, pues yo lo que realmente quiero es que se escriba mi andadura a la mezquita y mi regreso de ella al hogar familiar.’

Y dijo el Mensajero de Allah, Él le bendiga y le de paz: ‘Allah ha juntado todo eso para ti’."

Lo relató Muslim.


22. 138.

  De Abu Muhammad Abdullah Ibn Amr Ibn Al As, Allah esté complacido con los dos, que dijo el Mensajero de Allah, Él le bendiga y le de paz:

"De entre cuarenta acciones, la más encomiable sería la de prestar uno su propia cabra, para que bebiera de su leche el necesitado.

Y a quien haga cualquiera de las restantes, buscando con ello la recompensa que Allah ha prometido, Él le hará entrar en el Jardín."

Lo relató Al Bujari.


23. 139.

  De Adi Ibn Hatim, Allah esté complacido con él, que oyó decir al Mensajero de Allah, Él le bendiga y le de paz:

"Protegeos del fuego aunque sea con medio dátil (de sádaqa)."

Lo relataron Al Bujari y Muslim.

Y en otro relato de Al Bujari y Muslim, dijo el Mensajero de Allah, Él le bendiga y le de paz:

"A cada uno de vosotros le hablará su Señor sin que haya entre los dos ni velo ni mediador ni traductor. Y mirará a su derecha y no verá otra cosa que lo que haya hecho; y mirará a su izquierda y no verá otra cosa que lo que haya hecho; y mirará delante de él y no verá sino el Fuego frente a su rostro. Así pues, protegeos del Fuego aunque sea con medio dátil y, quien no lo encuentre, al menos con buenas palabras."


24. 140.

  De Anas, Allah esté complacido con él, que dijo el Mensajero de Allah, Él le bendiga y le de paz:

"Verdaderamente Allah se complace cuando su siervo come y bebe y después le da las gracias y las alabanzas por ello."

Lo relató Muslim.


25. 141.

  De Abu Musa, Allah esté complacido con él, que dijo el Profeta, Allah le bendiga y le de paz:

"La sádaqa es obligación de cada musulmán.

Preguntó: ‘¿Y si no encuentra con qué dar?’

Dijo: ‘Que trabaje con sus propias manos. Se beneficiará él mismo y podrá dar sádaqa al mismo tiempo.’

Preguntó: ‘¿Y si no puede?’

Dijo: ‘Que ayude al necesitado e imposibilitado.’

Preguntó: ‘¿Y si no puede?’

Dijo: ‘Que recomiende hacer el bien.’

Preguntó: ‘¿Y si no lo hizo?’

Dijo: ‘Que se abstenga de hacer cualquier mal, pues verdaderamente ello también es sádaqa’."

Lo relataron Al Bujari y Muslim. 


Notas del Capítulo XIII

[1] Yumua: viene de Yamaa, reunión o congregación de los musulmanes en la mezquita para hacer la oración del viernes.

[2] La espera para la oración se nombra como el ribát porque representa una lucha interior por contener los apetitos.

[3] Significa que aquel que no pierda estas oraciones que son más difí?ciles de hacer, porque en la primera la gente duerme y en la segunda la gente está ocupada con su trabajo, lógicamente tampoco perderá las otras que son más fáciles. Y por lo tanto entraría en el Jardín.

Atrás Principal Adelante