De la moderación en la obediencia a Allah Los Jardines de los Justos

De la moderación en la obediencia a Allah
Los Jardines de los Justos. Imam Nawawi.

Capítulo XIV



Sagrado Corán

Dijo Allah, Altísimo sea:

"TA, HA.[1] No te hemos revelado el Corán para que te sea penoso (llevarlo a la práctica)."

(Ta, Ha /1)

"Allah quiere para vosotros la facilidad y no quiere para vosotros la dificultad."

(La vaca /185)


Hadiz:

1. 142.

  De Aisha, Allah esté complacido con ella

"Entró el Profeta, Allah le bendiga y le de paz, para ver a Aisha y había con ella una mujer.

Y preguntó: ‘¿Quién es?’

Dijo ella: ‘Es Fulana, conocida por sus abundantes oraciones.’

Dijo: ‘El deber de cada uno es hacer lo que pueda. Pues, juro por Allah, que Él no se cansará de recompensaros por vuestras acciones, mientras que vosotros no os canséis y dejéis de hacerlas.

Y la acción más querida para Allah será aquella en la que su autor persevere y sea constante en mantenerla. Es decir, para que continúe la recompensa y el favor de Allah sobre vosotros, tenéis que mantener la constancia en el cumplimiento de aquello que podáis hacer de forma ininterrumpida."

Lo relataron Al Bujari y Muslim.

 

2. 143.

  De Anas, Allah esté complacido con él, que dijo:

"Llegaron tres hombres a las casas de las esposas del Profeta, Allah le bendiga y le de paz, preguntando acerca de los actos de adoración del Profeta, Allah le bendiga y le de paz. Y cuando fueron informados les parecieron pocos.

Dijeron: ‘¡El Profeta, Allah le bendiga y le de paz, no necesita de tantos actos de adoración, ya que se le han perdonado tantos sus faltas anteriores como posteriores. Sin embargo, nosotros sí que necesitamos de más actos de adoración!’

Dijo uno de ellos: ‘En cuanto a mí, estaré las noches enteras en oración.’

Dijo otro: ‘Yo estaré ayunando siempre.’

Y dijo el otro: ‘Yo me aislaré de las mujeres y no me casaré nunca.’

Vino pues el Mensajero de Allah, Él le bendiga y le de paz, y dijo: ‘¿Vosotros sois los que habéis dicho esto y aquello? ¿Acaso, por Allah, yo no soy más temeroso de Allah que vosotros y, sin embargo, ayuno y como, rezo y duermo, y también me caso con las mujeres? Quien no aprecia mi ‘Sunna’ y la abandona, no es de los míos."

Lo relató Al Bujari.

 

3. 144.

  De Abdullah Ibn Masúd, Allah esté complacido con él, que dijo el Profeta, Allah le bendiga y le de paz

"Perezcan los extremistas (tres veces)."[2]

Lo relató Muslim.

 

4. 145.

  De Abu Huraira, Allah esté complacido con él, que dijo el Profeta, Allah le bendiga y le de paz:

"Verdaderamente el Din es facilidad. No puede haber nadie que lo haga todo perfecto. Pues, si hace algo de forma completa, habrá otra cosa que la haga de forma incompleta.

Haced las acciones correctas sin exagerar. Haced el bien y contentaos unos a otros.

Y pedid la ayuda con vuestra oración al amanecer, al atardecer y en la última parte de la noche."

Lo relató Al Bujari.

5. 146.

  De Anas, Allah esté complacido con él, que dijo:

"Entró el Profeta, Allah le bendiga y le de paz, a la mezquita. Y viendo que había una cuerda extendida entre dos columnas preguntó: ‘¿Qué es esto?’

Dijeron: ‘Esta cuerda es de Zainab que, cuando flojea o se debilita, se sostiene con ella.’

Y dijo el Profeta, Allah le bendiga y le de paz: ‘Soltadla y que cada uno de vosotros rece cuando disponga de energía y vitalidad. Y si se debilita que se tumbe’."

Lo relataron Al Bujari y Muslim.

 

6. 147.

  De Aisha, Allah esté complacido con ella, que dijo el Mensajero de Allah, Él le bendiga y le de paz:

"Si alguno de vosotros siente somnolencia mientras reza,[3] que se tumbe hasta que se le pase el sueño. Porque si reza así, no sabrá si está pidiendo el perdón a Allah o maldiciéndose."

Lo relataron Al Bujari y Muslim.

7. 148.

  De Abu Abdullah Yabir Ibn Samurah, Allah esté complacido con los dos, que dijo:

"Solía rezar las oraciones con el Profeta, Allah le bendiga y le de paz. Y su oración no solía ser muy larga ni muy corta sino en su justa medida."

Lo relató Muslim.

 

8. 149.

  De Abu Yuhaifa Wahbi Ibn Abdullah, Allah esté complacido con él, que dijo:

"Había hermanado el Profeta, Allah le bendiga y le de paz, a Salman y Abu Dardá. En una ocasión fue a visitar Salman a Abu Dardá y al ver a su mujer descuidada de aspecto[4] le preguntó: ‘¿Qué te ocurre ocurre?’

Y le contestó ella: ‘Es tu hermano Abu Dardá que ya no tiene interés por éste mundo.’

Después Abu Dardá le preparó la comida a su hermano y le dijo: ‘Come, que yo estoy ayunando.’

Y dijo: ‘Pues no comeré mientras tú no comas.’

Comió y cuando llegó la noche se preparó Abu Dardá para rezar y Salmán le dijo: ‘¡Duerme!’ Y así lo hizo. Después se volvió a levantar para rezar y le dijo: ‘¡Duerme!’ Y así lo hizo.

Y cuando llegó la última parte de la noche dijo Salman: ‘Levántate ahora para rezar.’

Así que rezaron juntos y después le dijo Salman: ‘Verdaderamente tu Señor tiene un derecho sobre ti, que debes cumplir; tu cuerpo también tiene su derecho sobre ti; y tu mujer también tiene su derecho sobre ti. Da, pues, a cada uno su derecho.’

Así que fue al Profeta, Allah le bendiga y le de paz, y se lo contó. Contestándole: ‘Salman ha dicho la verdad’."

Lo relató Al Bujari.

 

9. 150.

  De Abu Muhammad Abdullah Ibn Amrin Ibn Al As, Allah esté complacido con los dos, que dijo:

"Supo el Mensajero, Allah le bendiga y le de paz, que dije: ‘¡Por Allah, que ayunaré durante el día y rezaré durante la noche mientras viva!’

Y dijo el Mensajero de Allah, Él le bendiga y le de paz: ‘¿Tú eres el que has dicho eso?’

‘¡Claro que sí, Mensajero de Allah!’

Y le dijo: Realmente no puedes hacerlo. Ayuna unas veces y descansa otras; duerme y después levá?ntate y reza. Y ayuna tres días al mes. Pues por cada hasana Allah recompensa como si fueran diez equivalentes a ella. Y eso es como ayunar todo el tiempo. Ya que, si ayunaras tres dias, sería como todo el mes. Y equivaldría al ayuno de toda la vida.’

Y dije: ‘Yo puedo algo más y mejor que eso.’

Dijo: ‘Pues ayuna un día sí y dos no.’

Dije: ‘Yo puedo hacer algo mejor que eso.’

Dijo: ‘Pues ayuna un día sí y otro no. Y ese es como el ayuno del Profeta Daud, Allah le bendiga y le de paz, y es el mejor de los ayunos.’

Y dije: ‘Yo puedo hacer algo mejor que eso.’

Y dijo: ‘No hay nada mejor que eso.’

Y si hubiera aceptado ayunar tres días al mes, como me dijo el Mensajero de Allah, Él le bendiga y le de paz, habría sido más querido para mí que mi propia familia y mi riqueza."

Lo relataron Al Bujari y Muslim.

 

10. 151.

  De Abu Ribi Handhala Al Usayydi Al Katib, uno de los escribas del Mensajero de Allah, Él le bendiga y le de paz, que dijo:

"Me encontré con Abu bakr, Allah esté complacido con él, y me preguntó: ‘¿Cómo estás, Handhala?

Dije: ‘Me temo que sea un hipócrita.’

Dijo: ‘¿Subhana Allah, qué dices?’

Y dije: ‘Cuando estamos con el Mensajero de Allah, Él le bendiga y le de paz, nos habla y nos recuerda el Jardín y el Fuego y es como si lo viéramos. Pero cuando terminamos y salimos nos dedicamos a nuestras mujeres, hijos y trabajo, de tal modo que olvidamos gran parte de ello.’

Dijo Abu Bakr, Allah esté complacido con él: ‘¡Por Allah que a mí me pasa lo mismo!’

Así que fuimos a ver al Mensajero de Allah, Él le bendiga y le de paz y le dije: ‘¡Oh Mensajero Allah! Temo que sea un hipócrita.’

Y le repitió lo mismo que a Abu bakr.

Y dijo el Mensajero de Allah, Él le bendiga y le de paz: ‘¡Por Aquel que me tiene de Su mano! Si permanecierais siempre conmigo como cuando estáis efectivamente y en el recuerdo de Allah, os estrecharían las manos los ángeles en vuestros lechos y en vuestros caminos. Sin embargo, Handhala, cada cosa tiene su tiempo y su medida.’

Le dijo esto tres veces."

Lo relató Muslim.

 

11. 152.

  De Ibn Abbas, Allah esté complacido con los dos, que dijo:

"Mientras el Profeta, Allah le bendiga y le de paz, hablaba en un jutba a la gente reunida, había un hombre de pie y preguntó por él. Le dijeron: ‘Es Abu Israel que ha hecho la promesa de permanecer de pie al sol, no sentarse, no ponerse a la sombra, no hablar y ayunar.’

Y dijo el Profeta, Allah le bendiga y le de paz: ‘Decidle que hable, que se ponga a la sombra, que se siente y que termine su ayuno’."

Lo relató Al Bujari.


Notas del Capítulo XIV

[1] Letras enigmáticas del Alifato por las que comienza la (sura) y cuyo significado sólo Allah conoce.

[2] Es decir, los exagerados en la adoración, sin que haya lugar para su exageración.

[3] Se refiere a una oración voluntaria. Y se trata de hacer la oración con vitalidad y energía para no perder ninguno de los beneficios que reporta.

[4] En el Islam no hay celibato ni vida monacal.

Atrás Principal Adelante