De la certeza y la confianza en Allah

De la certeza y la confianza en Allah[1]
Los Jardines de los Justos. Imam Nawawi. Capítulo VII



Sagrado Corán

Dijo Allah, Altísimo sea:

"Y cuando los creyentes vieron a los partidos[2] dijeron: ‘Esto es lo que nos han prometido Allah y Su Mensajero; Allah y Su Mensajero han dicho la verdad’. Y esto no ha hecho sino fortalecerles la fe y la entrega total a su mandato."

(Los partidos /22).

"Aquellos a los que dijo la gente: Los hombres se han reunido contra vosotros, tenedles miedo. Pero eso no hizo sino aumentar su fe. Y dijeron: ‘¡Allah es suficiente para nosotros y qué mejor Guardián!’

Regresaron con la gracia y el favor de Allah y sin que hubiesen sufrido daño alguno. Ya que siguieron aquello que complace a Allah, obedeciendo a Él y a Su Mensajero. Y Allah está dotado de un favor inmenso."

(La familia de Imrán /173-174).

"¡Confía en el Viviente y entrégate a Él, El que no muere!."

(El discernimiento /58).

"A Allah se confían los creyentes y a El entregan sus asuntos."

(La familia de Imrán /159).

"Y quien confía en Allah, es suficiente para él."

(El divorcio /3).

"Los creyentes cuando recuerdan a Allah ensanchan sus corazones (se vuelven temerosos). Y si se les recitan los signos (El Corán) aumenta su fe y se confían enteramente a su Señor."

(El botín /3).

Y las ayat sobre las excelencias de la confianza en Allah son muchas y conocidas.


Hadiz: 

1. 74.

  De Ibn Abbas, Allah esté complacido con los dos que dijo el Mensajero de Allah, Él le bendiga y le de paz:

"Se fueron presentando delante de mí los diversos pueblos. Vi a un profeta y con él unos pocos hombres. A veces a otro profeta y, con él, uno o dos hombres, y a veces veía otro que no tenía nadie con él. Cuando después vi una gran multitud de gente, pensé que era mi pueblo. Pero me dijeron que era Musa y sus seguidores. Sin embargo, me dijeron: ‘Mira el horizonte’. Y vi mucha gente. Después me dijeron:

‘Mira al otro lado’. Y vi de nuevo mucha gente. Y me dijeron: ‘Estos son tus seguidores y entre ellos setenta mil hombres que entrarán en el Jardín sin cuenta ni castigo’."

Después se levantó y entró en su casa. Y la gente empezó a hablar sobre los que entrarían en el Jardín sin cuenta ni castigo. Y dijeron algunos:

‘Tal vez sean los que acompañaron al Mensajero de Allah, Él le bendiga y le de paz.’

Luego dijeron otros: ‘Tal vez sean los que nacieron en el Islam y no adoraron a otro que no fuese Allah.’

Y otros dieron opiniones diversas.

En esto salió el Profeta, Allah le bendiga y le de paz, y les preguntó: ‘¿De qué estáis hablando?’

Se lo dijeron y él dijo: ‘Ellos son los que no hacen brujería ni piden a nadie que la haga. Ni tampoco hacen augurios o vaticinios. Y a su Señor solamente se confían’.

Después se levantó Ukkasha y le dijo: ‘Pide a Allah que yo sea uno de ellos.’

Y dijo: ‘Tú estás entre ellos.’

Después se levantó otro hombre y dijo: ‘Pide a Allah que yo sea uno de ellos.’

Y dijo: ‘Se te ha adelantado Ukkasha’."

Lo relataron Al Bujari y Muslim.

2. 75.

  De Ibn Abbas, Allah esté complacido con los dos que solía decir el Mensajero de Allah, Él le bendiga y le de paz:

"Allahumma laka aslamtu wa bika amantu wa alaika tawakkaltu wa ilaika anabtu wa bika jasamtu; Allahumma aúdhu biizzatika; la ilaha illa anta an tudillani anta al hayyu alladhí la tamut wal yinnu wal insu yamutún."

(¡Oh Allah, me entrego enteramente a Tu mandato; en Ti he creído; a Ti me he confiado; a Ti he vuelto; y por Ti he porfiado!¡Oh Allah, me refugio en Tu fuerza y poder. No hay dios sino Tú. Y me refugio en Ti del extravío. Tú eres el Viviente, el Autosubsistente, Aquel que no muere. Y los genios y los hombres mueren!)"

Lo relataron Al Bujari y Muslim.

 

3. 76.

  De Ibn Abbas, Allah esté complacido con los dos, que dijo:

"¡Allah es suficiente para nosotros y qué mejor Guardián!’

Esto lo dijo Abraham cuando fue arrojado en el Fuego. Y lo dijo Muhammad, Allah le bendiga y le de paz, cuando dijeron: ‘Los hombres se han reunido contra vosotros, tenedles miedo.

Y eso no ha hecho sino aumentar su fe. Y dijeron:

‘Hasbunallah wa niamalwaquil.’

(¡Allah es suficiente para nosotros y qué mejor Guardián!)’."

Lo relató? Al Bujari.

Y en otro relato:

‘Lo último que dijo Abraham, sobre él la paz, antes de ser arrojado al fuego ¡Allah es suficiente para mi y qué mejor Guardián!’

 

4. 77.

  De Abu Huraira, Allah esté complacido con él que dijo el Profeta, Allah le bendiga y le de paz:

"Entrarán en el Jardín personas cuyos corazones son como los de los pájaros."[3]

Lo relató Muslim.

5. 78.

  De Yabir, Allah esté complacido con él, que combatió junto al Mensajero de Allah, Él le bendiga y le de paz, en la zona del Neyd[4].

"Y cuando regresaban se detuvieron en un valle poblado de algunos árboles espinosos (sámura), bajo los cuales se cobijó la gente, buscando su sombra, a la hora del mediodía, cuando el calor era más acuciante. Entonces el Mensajero de Allah, Él le bendiga y le de paz, descendió de su montura, colgando su espada de un árbol.

Cuando hubimos dormido la siesta nos llamó el Profeta, Allah le bendiga y le de paz. Y al mismo tiempo se presentó delante de él un campesino que dijo, señalando a otro:

‘Éste desenvainó mi espada mientras yo dormía. Y cuando me desperté, la tenía alzada contra mí y me dijo:

‘¿Quién te va a defender de mí?’

Y yo le dije: ‘¡Allah!’

Lo repitió tres veces y, por último, no arremetió contra mí y se sentó’."

Lo relataron Al Bujari y Muslim.

Y en otro relato dijo Yabir:

"Estábamos con el Mensajero de Allah, Él le bendiga y le de paz, durante una batalla[5] y fuimos a cobijarnos a la sombra de un árbol, de la que dejamos para nuestro Mensajero, Allah le bendiga y le de paz.

Entonces llegó un hombre de los idólatras y descolgando del árbol la espada del Mensajero, Allah le bendiga y le de paz, le dijo amenazándole:’¿Me temes?’

Dijo: ‘¡No!’

Después dijo el hombre: ‘¿Y quien te va a defender de mí?’

Dijo: ‘¡Allah!’."

Y en otro relato se dice que a continuación se le cayó la espada de la mano y la cogió el Mensajero de Allah, que Él le bendiga y le de paz, y dijo: ‘Y ahora ¿quién te va a defender de mí?’

Y dijo el hombre: ‘¡Perdóname!’

Dijo: ‘Atestigua que no hay dios sino Allah y que yo soy Su Mensajero.’

Y dijo: ‘No, pero te prometo no luchar contra ti ni estar con aquellos que luchen contra ti.’

Así que lo dejó libre y después regresó con sus compañeros y les dijo: ‘Vengo de estar con el mejor entre la gente’."

6. 79.

  De Umar, Allah esté complacido con él que oyó decir al Mensajero de Allah, Él le bendiga y le de paz:

"Si realmente os confiarais a Allah con verdadera certeza, Él os proveería como provee al pájaro que sale por la mañana temprano hambriento y regresa al final del día lleno y saciado."

Lo relató At Tirmidí.

7. 80.

  De Abu Umara Al Bara Ibn Azib, Allah esté complacido con los dos que dijo el Mensajero de Allah, Él le bendiga y le de paz:

"Cuando regreses a tu lecho haz la ablución como si fueras a hacer la oración y después te acuestas sobre el costado derecho y dices:

‘Allahumma aslamtu nafsi ilaika; wa wayyahtu wayhi ilaika; wa fawadtu amri ilaika; wa alya’tu dhahri ilaika, ragbatan wa rahbatan ilaika; la malyaa wa la manyá minka illa ilaika; amantu bi kitabik alladhi anzalta; wa bi nabyyika alladhi arsalta.’

(¡Oh Allah, a Ti me he entregado; en Ti me he complacido y hacia Ti he dirigido mi rostro; a Ti he confiado mis asuntos; en Ti y en todas las posiciones de dormir me he refugiado, deseoso y temeroso de Ti. Y no hay refugio ni salvación excepto en Ti. He creído en el Libro que Tú has revelado y en el último Profeta que Tú has enviado!)’

Si mueres esta noche, mueres en la fitra[6]. Y si amaneces, amaneciste con bien. Y que sea eso lo último que digas antes de dormir."

Lo relataron Al Bujari y Muslim.

 

8. 81.

  De Abu Bakr As Siddiq, Allah esté complacido con él, que dijo:

"Miré a los pies de los incrédulos idólatras cuando estábamos en la cueva[7] y ellos sobre nuestras cabezas. Y dije:

‘¡Oh Mensajero de Allah, si tan siquiera uno mirara bajo sus pies nos vería!’

Y dijo: ‘¿Qué piensas, oh Abu Bakr, entre dos hombres, Allah es el tercero y acude en su ayuda?’."

Lo relataron Al Bujari y Muslim.


9. 82.

  De "la madre de los creyentes" Umm Salama, Hind bint Abu Umeya Hudaifa Al Majzumyya, Allah esté complacido con ella que solía decir el Profeta, Allah le bendiga y le de paz:

"Bismillah tawakkaltu alá Allah. Allahumma inní aúdhu bika an adilla au udalla; au azilla au uzalla; au adhlima au udhlama; au ayhala au iuyhala alaya".

(En el nombre de Allah, en Él confío plenamente. ¡Oh Allah, me refugio en Ti de que pueda extraviar o ser extraviado; de inducir a alguien a lo prohibido o de ser inducido; de ser el causante de una injusticia o de que me suceda a mí; y de inducir a alguien al error o de ser yo el inducido!) ."

Lo relató At Tirmidí (Hadiz Hasan Sahih).


10. 83.

  De Anas, Allah esté complacido con él que dijo el Mensajero de Allah, Él le bendiga y le de paz:

"A quien dice al salir de su casa:

‘Bismillah tawakkaltu alá Allah, wa la haula wa la qwata illa billah’.

‘(En el nombre de Allah, en Él confío. Y no hay poder ni capacidad excepto por Allah)’, se le dirá:

Has sido guiado, protegido, Allah te ha bastado y shaitán se ha apartado de tu camino."

Lo relataron At Tirmidí, Abu Daud y An Nasai (Hadiz Hasan).


11. 84.

  De Anas, Allah esté complacido con él, que dijo:

"Había dos hermanos en el tiempo del Profeta, Allah le bendiga y le de paz. Uno de ellos acudía a él para recibir y aprender sus enseñanzas en el Din; y el otro trabajaba. Por lo que se quejó el que trabajaba, de su hermano al Profeta, Allah le bendiga y le de paz. Pero le contestó diciéndole: ‘Tal vez Allah te provee por su causa’."

Lo relató At Tirmidí(Hadiz Sahih).


Notas del Capítulo VII

[1] La define aquel que sabe de forma resolutiva que todo está en manos de Allah.

[2] Fueron Quraish, Qais y Gatafan que se juntaron en la batalla del mismo nombre para atacar a los musulmanes en Medina, en el año quinto de la Hiyra..

[3] Se ha dicho que significa: Porque son confiados en Allah. Y también por la dulzura de sus corazones.

[4] Región elevada al este de Medina, en contraposición al Hiyaz, situado al oeste de la península de Arabia.

[5] La batalla de Datu Arriqai, en el año sexto de la Hiyra.

[6] En el Din correcto y la fe más completa.

[7] Cueva del Toro donde permaneció escondido el Profeta, Allah le bendiga y le de paz, con su mejor compañero Abu Bakr, Allah esté complacido con él, durante tres días, mientras los idólatras lo buscaban para matarlo y cuando a continuación hicieron la Hiyra a Medina.

Atrás Principal Adelante